string(75) "https://www.eloisetoys.com/magazine/hugh-hefner-y-la-revolucion-sexual.html"
Tu Cuenta
Magazine


Magazine

Hugh Hefner, el ícono de la revolución sexual


Hugh Hefner, el ícono de la revolución sexual

El último destino de un ícono del sexo y la cultura Pop no podría ser otro, tras 91 años de una excéntrica y exitosa vida, Hugh Hefner murió este 27 de septiembre de 2017 y para su última morada sus restos mortales abandonarán la Mansión Playboy para alojarse en una cripta al lado de la tumba de la inolvidable Marinlyn Monroe, en una despedida que sintetiza de manera perfecta la historia de un hombre considerado por muchos el más afortunado del mundo.


Marcado por la polémica y la admiración, el nombre de Hugh Hefner forma parte inherente de la historia de la cultura pop y la revolución sexual del siglo XX. Hijo de una pareja conservadora y metodista, el magnate editorial fue el fundador de una revista de corte erótico y liberal que llegaría a convertirse en la publicación exclusiva para adultos más popular del mundo: Playboy.


En 1953 Playboy vio la luz con 8 mil dólares como todo presupuesto, mil de ellos aportados por la madre de Hugh que dudaba del proyecto pero apostaba por el talento de su hijo, en las páginas centrales se desplegaron una serie de desnudos fotográficos que la ya fulgurante Marinlyn Monroe se había tomado antes del estrellato y que el joven empresario consiguió por tan solo 500 dólares. Pero la apuesta editorial no se limitaba a estas imágenes, la literatura y el periodismo tendrían también un lugar central, marcando desde el primer número un balance entre el erotismo y el contenido intelectual que haría triunfar a la publicación.


Así pues, con las fotos de Marinyn Monroe, un relato de Sherlock Holmes, una portada sin fecha por el temor a las bajas ventas y un costo de 50 centavos la revista salió a la venta para convertirse en un éxito instantáneo y erigirse como cara de la rebelión contra la recatada sociedad americana de mediados del siglo XX.


El triunfo, sin embargo, traería consigo también voces de rechazo encarnadas por protestas feministas que acusaban al futuro magnate de cosificar a la mujer, reduciéndola a objeto de deseo.


Entre estas polémicas, se levantó la fama y legado de Playboy, teniendo como atenuante contra las críticas contenidos ambicioso e inteligentes, de plumas como las de Ray Bradbury, Truman Capote y Gabriel García Márquez. Otros tantos redactados por el propio Hugh Hefner que demostró también talento periodístico en entrevistas realizadas a personajes de la relevancia de Fidel Castro, Jimmy Carter, Martin Luther King o Malcom X.


En cada número la publicación fue evolucionando y ganando respeto, convirtiéndose en una marca que superaría el mundo editorial e incluiría productos, canales y peliculas para adultos. Su peculiar imagen, reconocida internacionalmente por la imagen del conejo diseñada por Arv Miller, fue adoptada como parte de la cultura popular. Pronto, la figura del mismo Hefner se convirtió en mito y de la mano de Mansión Playboy se dibujó la leyenda más allá del empresario, rodeado de playmates, conejitas que le resguardaban y que lo hacían envidia de millones.


Y así transcurrieron sus años, consagrando un legado que la muerte no hará más que incrementar, rodeado de polémicas y mujeres bellas. Esta vez, en su último lecho, escoltado de Marinlyn, la musa y el ícono con la que todo inició. ¡Hasta siempre, Hugh!